Etiquetas

, , ,

IMG_0311Hola de nuevo, queridos amigos. Superado con éxito el verano, os propongo retomar el viaje de exploración y transformación que emprendimos hace ya algunas semanas.

Vimos que, querámoslo o no, toda innovación supone una aventura, un viaje a territorio aún desconocido. En ese viaje enfrentaremos peligros, asumiremos riesgos, pero sobre todo descubriremos oportunidades. Si lo emprendemos con mentalidad abierta, obtendremos además muchos aprendizajes que nos harán crecer. Por tanto, no es sólo un viaje hacia afuera, sino también hacia adentro: un viaje de descubrimiento y, a la vez, de transformación.

Dada su importancia y la incertidumbre que de por sí entraña, la innovación no debe dejarse al azar. Es más -si seguimos con la metáfora del viaje de exploración-, cabe decir que ni se improvisa ni es ocasional. Del mismo modo podemos hablar de la innovación en las empresas. Por tanto, para disminuir en lo posible los riesgos y aumentar las probabilidades de éxito, conviene preparar con esmero la travesía.

Por otra parte, hoy en día a las empresas ya no les basta con acertar a innovar una vez cada 30 ó 40 años y vivir de ese feliz empujón el resto del tiempo. Hoy el mercado, los competidores y los clientes exigen una incesante puesta a punto, por lo que se requiere aprender a innovar de manera continua y sistemática. Para lograrlo, distinguíamos cuatro etapas que nos van a ayudar a construir una organización verdaderamente innovadora, a saber:

1. Crear una ACTITUD INNOVADORA.

2. Poner en marcha ACTOS DE INNOVACIÓN.

3. Asentar HÁBITOS en la organización.

4. Consolidar una IDENTIDAD INNOVADORA.

Sin títuloHemos ido recorriendo cada una de estas etapas y nos quedan por ver un par de aspectos bastante relevantes.

Por un lado, cómo gestionar la tensión que suele producirse entre la generación individual de ideas (creatividad) y la innovación que necesita del equipo para llegar a ser una realidad.

Por otro, y vinculado a lo anterior, el insustituible papel del liderazgo para generar ecosistemas organizativos o hábitats capaces de acoger y armonizar las muchas tensiones y aparentes contradicciones que encierra la práctica innovadora: lo individual vs. lo colectivo; la genialidad vs. la sistemática; o la inspiración vs. los resultados.

En las próximas semanas los iremos abordando…

Anuncios