Etiquetas

, ,

Los estudios de Fayol fueron completados y perfeccionados por contemporáneos suyos como Urwick, Gulick y Mooney.

Lyndall F. Urwick (1891-1983) realizó un análisis completo de los autores anteriores y contribuyó a divulgar la obra de Henri Fayol. Como Principios generales de la administración destaca los siguientes:

1-Principio de especialización: cada individuo debe especializarse en una sola función correspondiéndole al staff la misión de coordinarlas.

2-Principio de autoridad: debe haber una línea claramente definida.

3-Principio de amplitud administrativa: cada superior no debe de tener más de cinco o seis subordinados a su cargo.

4-Principio de definición: se deben definir completamente y por escrito los deberes, autoridad y responsabilidad de cada cargo.

Urwick huye del énfasis clásico en la estructura formal y define así las características del líder: personifica y representa a la organización, estimula pensamientos y acciones,

administra rutinas, interpreta para sus subordinados el trabajo que debe realizarse y confecciona los planes de su unidad.

Luther Gulick (1892-1993). Lo más interesante de su aportación consiste en la introducción del principio de homogeneidad, según el cual la división del trabajo debe hacerse de acuerdo a grupos con el mismo objetivo, proceso, clientela, área, etc.

Se trata de un primer acercamiento al concepto de departamentalización.

 

James D. Mooney (1884-1957) llegó a unas conclusiones similares a las de Fayol, aunque no conocía sus obras. En la organización en línea con unidad de mando que él propone sobresalen las funciones de staff, que presenta tres etapas claramente diferenciadas:

Fase informativa: analiza elementos del entorno y se los comunica a la autoridad.

Fase consultiva: compuesto por profesionales con la misión de argumentar, sugerir y apoyar a la autoridad en sus decisiones.

Fase supervisora: sustituye a la autoridad -por delegación de ésta- en ciertas funciones de supervisión especializada.

Anuncios